Escrito. [Capítulo único]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Clip Escrito. [Capítulo único]

Mensaje por Serkya el 2016-02-14, 20:10

Ese lugar no me agradaba para nada. Me sentía como un cerdo en un matadero, era increíblemente incómodo estar en esa habitación llena de guardias. Pero lo peor era la luz, por el amor de Dios, nunca me han gustado las luces tan fuertes como esas. Observé a los guardias con una sonrisa, mientras sentía un dolor fuerte de cabeza. Estoy aquí por culpa de ese Abbacchio, no se lo perdonaré. Me cago en sus muertos.
No podría observarse rabia en mi rostro, sino seriedad. Parte de mi dinero estaba siendo gastado en esa mierda innecesaria y eso me hacía sentir algo de rabia.
Observé de arriba a abajo a los guardias mientras ahora notaba el olor fuerte a pintura. Asqueroso. Le otorgé una sonrisa al guardia más próximo a mí.
-Discúlpenme.-
Esa habitación era sofocante y ese olor no ayudaba en nada. Suspirando con molestia, quise dirigirme al patio para librarme de la pintura fresca pero los guardias no me lo permitieron. No podré librarme de ese olor, qué mala leche. Asentí levemente a las palabras de los serios guardias y entonces volví a esa habitación sofocante. Los guardias seguían ahí y aunque fuese obvio, eso me hacía sentir un odio inmenso. No soportaba la cara de ninguno, todos eran patéticos. Observé a mi alrededor, intentando encontrar algo con lo que pudiese divertirme un poco. ¿Tal vez habría algo puntiagudo tirado por ahí, sin querer?
No. No lo había. Cuando mis emociones ya empezaban a molestarme, un guardia me tomó del brazo. Giré lentamente la cabeza para observarlo y entonces dijo que yo debería ir a mi habitación. Asentí y entonces, el hombre me acompañó a ella y tras dejarme en ese lugar se retiró por un momento. Salí de mi cuarto completamente y observé a la izquierda. Allí había un hombre de cabello corto y oscuro, de lentes. Parecía estar hablando con uno de los guardias.
 Le ignoré y volví a donde estaba, mientras ahora sentía las pisadas de ese guardia acercarse a mí. En ese momento me senté sobre la cama y acomodé mi cabello. El guardia me habló de algo, pero realmente no escuché ninguna de esas palabras poco interesantes que salían de su boca. Este hombre es el tipo de persona que busco. Un corrupto.
-Ah, Dios bendiga al linaje Crosby.-
Dije, con un tono de voz serio. El guardia me observó y entonces, preguntó sobre mi frase. Sonriente, me levanté de la cama y me acerqué a él.
-Yo soy el hijo de Joseph Crosby, caballero. Ya sabes, a nadie le gusta estar en este hospital. A tí tampoco. Tengo un negocio que te puede  parecer interesante.-
Ese hombre sabía lo que había hecho. Había sido una gran noticia en varias partes del país y de seguro hasta mi padre se enteraría. Eso no importaba ahora.
Hay gente asquerosamente ambiciosa que haría cualquier cosa para recibir algo de valor, sea de quién sea y las reconozco con sólo mirarlas ¡Me he acostumbrado tanto!
-¿Que qué puede ser...? Algo muy valioso, caballero. La protección del gran linaje Crosby. No tendrás ninguna clase de problema si hace este negocio conmigo. También dinero, mucho dinero. ¿Cuánto propones?-
Había dicho no miles, sino billones de dólares. Me dolía el sólo pensar que alguien tan bajo como él me pedía dinero. ¡Y además se creía todo lo que decía! Qué gente tan extraña. ¿Acaso no conocen el mundo?
-Un millón y dos mansiones en el extranjero. ¿Le parece, caballero? Me encargaré de un tercio de los posibles costos.-
Su boca estúpida tiritaba de emoción y eso me daba unas grandes ganas de reir. No podría hacerlo ahora, no. Este hombre era muy iluso y se creería cualquier mierda, pero claro ¿Quién no le creería a un Crosby?
[...]
Debimos haber estado media hora hablando allí y por suerte, nadie había metido sus narices donde no debía. Estreché su mano, era asqueroso tocar la pata de ese cerdo. Estaba cerca de mi libertad, el guardia entretenería a los demás con un falso problema con un paciente... un tal Dominik. Ni puta idea quién es.
Cada día es más fácil.
Estaba justo frente de la salida, en verdad los guardias parecían estúpidos. Creía estar sólo, pero mi corazón saltó por un momento al ver que había dos guardias. Sin pensarlo demasiado tomé las llaves y ataqué el ojo de uno de los guardias con ella. El otro era un gordinflón que apenas podía pararse y con una gran carcajada, le dí un fuerte golpe con mi codo en su mandíbula. Escuché como algunos dientes caían al suelo y me sentí en el cielo por un segundo.
Mi pase a la libertad, ya estaba todo listo. Siendo del linaje Crosby, podría obtener la ayuda de cualquiera fácilmente. Y aunque sepan lo del juicio ¿A quién le importa?
avatar
Serkya

Mensajes : 80
Puntos : 1555

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.