Diario: Al final del Vórtice

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Clip Diario: Al final del Vórtice

Mensaje por Doc-Hydrenberg el 2016-01-19, 19:12

Dentro del laberinto de cables, Carrie y su inesperada compañera Amelia seguían el rastro de aquella manguera que desentonaba entre el gran amasijo de cables de colores. El fluido incoloro seguía circulando por aquel conducto transparente, indicándoles la ruta mientras los pasos de aquellas dos mujeres resonaban por la única sección sin luz en toda la nave. No solo los pasos hacían eco, sino también el hueco sonido de las ventilas que aspiraban los hedores que emanaban de algunos drenajes desgastados bajo los pies de las señoritas. Avanzaban lento pues cada vez que la manguera transparente se perdía entre los otros cables, tenían que volver al único sector iluminado (El forado que hicieron) y agarrar el pequeño conducto, una especie de hilo de Ariana en el laberinto del Minotauro, solo que no llevaba a la salida y no parecía haber un equivalente a aquella bestia mitológica por aquel nuevo submundo.

Como sea, cuando finalmente los dedos de Carrie sintieron que la manguerita se hundía, no entre los cables dispuestos aleatoriamente, sino en una de las paredes metálicas del sistema de cavernas artificial, golpeó dicha pared por la frustración. Amelia reconoció el estruendo metálico que resonaba por el lugar y apoyó una mano al costado de donde la manguera terminaba su curso. Luego, se oyó el crujir de la lámina de metal mientras era estirado y absorbido hacia la palma de Amelia, dejando un hueco circular de 1,80 metros de diámetro que dejaba ver 4 mesas rectangulares, pero solo 3 cuerpos sobre estas y una cuarta sombra removiendo intravenosas cuidadosamente de uno de los cuerpos, sin prestar atención a los ecos de la demostración de la habilidad que tragó el metal.
-¿Qué hacen ahí? Desconecten a Nina de una vez. -Dijo Lilli, quien acababa de retirar la última intravenosa del cuerpo de Mawi...

Petunia reapareció en otra época y en otro lugar. Un destino no escogido por ella, sino por el propio Vórtice, dedujo. Por algo estaba ahí, moribunda, observando una incubadora y sus manos brillando. Y volvía a regenerarse. Petunia veía en esas manos de resplandor áureo 11 regeneraciones y 820 años de sus propias aventuras, veía a quien estaba dentro de aquella caja de vidrio con un bebé, tan moribundo como ella, sus ojos casi blancos parecían observarla, y la viajera ilumina a la recién nacida con el brillo de sus manos que ahora circula por todo su cuerpo. Lo que viene es una explosión de regeneración que Petunia termina dirigiendo a la criatura que deseaba inconscientemente la muerte. La criatura recibió aquella energía sanadora y la sintió reconstruir su cuerpo célula por célula. Petunia contemplaba a la nueva Petunia con una segunda vida, la cual desembocaría en ese instante una y otra vez...
avatar
Doc-Hydrenberg

Mensajes : 248
Puntos : 3770
Edad : 18

Ver perfil de usuario http://www.cuantocabron.com/usuarios/jd_exenoggutor

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.